domingo, 14 de septiembre de 2008

ORFEBRE




Todos los días hacía el mismo camino, no sólo de vida. Nada pasaba ni alteraba su ritmo. En ese aburrido transitar, iban trascurriendo sus días. No cuestionaba nada, resignado a ese deambular de sensaciones adormecidas había perdido la chispa de la aventura. Dentro de su mente vivía en el sopor de lo previsible. Cada segundo todo igual.
Un día sin saber cómo o por qué, despertó de su letargo. Nada era igual. Ya nada lo conformaba. Comenzó a cuestionar todo.
Primero en su mente y luego, poco a poco, con palabras y hechos descubrió que fuera de su coraza había un mundo. Empezó a demandarle todo aquello, que de alguna manera, se había negado y se preguntó por dónde abordar. Cómo vislumbrar qué era vivir, qué hacer con este sentimiento de dar y recibir, amar, confiar.
Percepciones gratificantes y terroríficas para quién nunca las concibió.
He aquí su disyuntiva. Volver a su estadio anterior o buscar el valor de atreverse a lo desconocido. Se dijo que si todo lo anterior estaba en orden, esto nuevo traía riesgos.

Entonces tomo su decisión.
Dijo: - si un día al levantarme descubrí todo esto, me acostare y veré que pasa al despertar-.

Y así lo hizo.
Durmió y durmió. Un día despertó y nuevamente encontró aquellos cambios.

Esta vez se miró al espejo, se vio arrugado y tembloroso. Entonces comprendió que era tarde.


©Andrés Rodríguez

7 comentarios:

growth stocks dijo...

well its nice to know that you have great hits here.

dozer loader dijo...

very cool.

myspace layouts editor backgrounds dijo...

thats amazing story.

dude gamez dijo...

ok. I found an information here that i want to look for.

divorce lawyer guam dijo...

im your favorite reader here!

mercedes sáenz dijo...

Andrés: Me gustó mucho este texto y no hubiera querido dejartelo acá. Lei de abajo para arriba y hubiera querido ponerte de a uno y despacio. Me sucedió que no pude entrar en los comentarios. Sólo en este Ni siquiera en Bruma y en Alguna Vez que ya tenián. Probaré de nuevo.
Mientras te voy diciendo que las piqueteras del chocolate estamos muy contentas, porque los escritos están cada vez mejores. Con mucha poesía. Te felicito. Voy a ir después uno por uno. Un abrazo a vos y otro a Vivi. Merci

David M. Lampertte dijo...

Tal vez el darnos cuenta es el ADN del impulso. Cuan extenso ese camino, Quizás más que aquella cadena.
Será cuestión de romper los eslabones. Luego adoptar el compromiso...

Me encantó negro. Un abrazo