domingo, 3 de agosto de 2008

MUDEZ


Cae la tarde. Sólo silencio, sin canto ni viento. La soledad perfora mis tímpanos. Llega la penumbra, todo se opaca. Duele cada vez más. Esta noche acuden fantasmas que creía idos. Ésos que aguijonean mi mente. Buscan revivir recuerdos, soledad mal acompañada, dolor, hastío.

Silencio



©Andrés Rodríguez

1 comentario:

mercedes sáenz dijo...

Bellísimo y de una extraña durabilidad, pues las palabras quedan, no en silencio, en suave murmullo. Un abrazo Merci