domingo, 17 de agosto de 2008

AQUEL CIRCO


Hacía ya mucho tiempo recorría los caminos, su andar lo comenzó el padre del padre de su padre, varias generaciones dedicadas a dejar magia en cada pueblo.
Esplendoroso cuando fue formado, estaba integrado por los mejores de cada disciplina: trapecistas, magos, payasos, forzudos, domadores con las más variadas especies: leones, gorilas, jirafas, elefantes, perros. Cada función constituía un deleite para los concurrentes.
Era todo un espectáculo verlos llegar, una caravana interminable de vehículos e ilusiones. Se detenían en el baldío más cercano al centro y comenzaban la construcción de la imponente carpa de brillantes colores; su interior contaba con tres pistas donde desfilaban las estrellas.
Después de muchos años volví a encontrarlo, ya no era el mismo; había perdido sus colores y magia.
Me quedé largo tiempo observándolo, comparando en mi mente su pasado esplendor con la decadencia actual.
Me acerqué a un anciano que trabajaba allí y comencé a preguntarle qué había sucedido; amablemente, entre silencios prolongados y voz entrecortada, me contó:
-Cierta vez en una de las giras nos detuvimos en un pueblo, en la primera función el circo rebosaba de espectadores, todo marchaba normal. Cuando le tocó el turno al domador, comenzó su rutina, y en cierto momento, sin explicación ni causa, comenzó a castigar violentamente a los animales. El desagrado del público no se hizo esperar e inmediatamente niños y adultos comenzaron a marcharse.
El lugar quedó desierto, excepto una señora muy mayor, de vestimenta descuidada, cabellos despeinados, rostro curtido, ojos negros de profunda mirada, sentada en una de las primeras filas.
Se paró apoyada en su bastón, miró al domador por unos instantes y musitó en voz baja in entendibles palabras
El domador cesó el castigo, los leones se echaron mansamente y un profundo silencio invadió el lugar -.
Los ojos del anciano se humedecieron y con voz imperceptible agregó:
- Ese silencio jamás nos abandonó -.



©Andrés Rodríguez

No hay comentarios: